Laguna de Tota, Boyacá. Colombia

La Laguna de Tota es uno de los enclaves más importantes de la actividad turística de Boyacá, un paraíso para los que disfrutan del sol de invierno, sobre todo en su majestuosa playa blanca.

Acababa de llegar la primavera al 2013, estación meramente informativa para los del viejo continente, ya que en Colombia no existía la división de clima cuatrimestral: era marzo y mi amigo Toño se atrevió a cruzar el charco y comprobar por sí mismo las anécdotas que yo le contaba.

La laguna de tota, con 55km es el lago más grande de colombia

Hacía tiempo que había oído y visto fotos de la famosa Laguna de Tota así que me pareció la excursión ideal para llevar a mi huésped. Juan Camilo (Chamo), mi partner in crime, se unió sobre la marcha: over the march, no hay otra manera de actuación en Colombia.

laguna_de_tota_colombia6

La Laguna de Tota está situada en el departamento de Boyacá, entre los municipios de Cuítiva, Tota y Aquitania. A unos 34 km de Sogamoso y unos 200 km al noroeste de Bogotá. Tomamos el autobús hasta Sogamoso y allí preguntamos para comprar víveres, pero el bus hacia Tota salía justo en 15 minutos y nos aseguraron que allí era bastante turístico y que sin problema podríamos comprar de todo directamente en la laguna. Víveres porque nuestra intención era acampar en tan majestuosa obra de la pacha mama: 55km de superficie lo convierte en el lago más grande de Colombia, y después del Titicaca es el lago navegable situado a mayor altitud de América del Sur. Es un dato a tener en cuenta cuando piensas acampar, la noche llega y eres la persona mas friolera del continente.

laguna_de_tota_colombia4

El ocaso nos emboscó en el bus de camino a la laguna y llegamos al lugar de noche. El conductor nos indicó donde debíamos bajar: en medio de la nada a la derecha. Y nos advirtió que el último autobús del día que pasaba por allí era en media hora.
Bajamos por lo que era un sendero de matorrales hasta la famosa Playa Blanca, -negra ya por las horas que eran. Llevábamos una miserable linterna, 4 latas de atún y un paquete de pan de molde, porque claro, nos aseguraron que era un sitio muy turístico y había tiendita para comprar… los sábados, le faltó añadir al orientador boyacense del cual me ahorraré varios improperios. En medio de la oscuridad más absoluta y el silencio más temeroso, montamos nuestra tienda de campaña. Yo, que siempre he vivido con la premonición de que moriré de deshidratación o hipotermia me encontraba ante mi parque de atracciones testamental.

Estábamos en medio de la nada acampados y no teníamos ni agua para beber

¡No teníamos agua! Yo en el silencio me preguntaba si moriría antes de deshidratación, de algún disparo de bandoleros que orbitaran la zona o si me tragaría algún ser vivo de la madre -que la parió- naturaleza. Cuando democratizamos el miedo y la temeridad de acampar ahí -hasta ese momento los tres nos estábamos haciendo los fuertes- ya era tarde para coger el último autobús. Nuestro silencio derrotado se vio interrumpido por voces que llegaban de lejos y que minutos después pudimos distinguir que se acercaban a nosotros. Esos dos años y medio de vida que perdí reventándome el cerebelo pensando en si serían nuestros salvadores o verdugos, para mí se quedan. Tengo tres canas bautizadas como Tota.

laguna_de_tota_colombia2

Eran dos chicos y una chica que venían a acampar, años luz mejor preparados que nosotros. Tenían pastillas para hacer fuego y un cazo. Y sí, mi mayor coqueteo con la etnicidad fue tomar agua de la laguna con el cazo y hervirla en el fuego para poder beberla. Porque los chicos venían preparados pero a alguien le pareció más importante 2 L de cocacola que una botella de agua. Alrededor del fuego, sentados en corro las horas pasaron deprisa entre el humo y la risa. Toño y Chamo durmieron estupendamente mientras yo me regodeaba en mi tercer trauma: que el fuego se reavivara y muriéramos calcinados.

laguna_de_tota_colombia1

Para el despertar en aquel lugar sí que no tengo palabras. Abrir la puerta de la tienda de campaña y sentirme dueña y única espectadora de un espectáculo sin igual. Entre bambalinas, tatuándome la retina con semejante obra maestra, tiñéndome el pelo con aquella brisa y luciendo con orgullo mis nuevas tres canas.

laguna_de_tota_colombia5

estadocivilviajera
Periodista, fotógrafa, viajera, imperfecta, humana, soñadora, incoherente, cabezona pero buena gente.

Historias relacionadas

Más artículos interesantes...

10 razones por las que debes viajar sola

Es cierto que la primera vez que una se lanza a viajar...

Qué ver en Cádiz provincia: pueblos blancos, playas vírgenes...

Los gaditanos estamos muy orgullosos de nuestra tierra, y no nos falta...

Qué ver en Berlín en 3 días

La capital alemana es uno de los destinos preferidos para los amantes...

10 aplicaciones imprescindibles para viajeros Low Cost

De un tiempo a esta parte, la tecnología se ha puesto también...

Repatriación por Covid-19

Hace ya casi 5 meses de mi repatriación por Covid-19 y la...

Los 10 mejores planes para hacer en Bogotá

Aunque no es de los destinos más populares de Colombia, lo cierto...

Categorías

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here